domingo, febrero 11, 2007

La mejor solución

La Mostra presenta un poema que vale la pena leer, aunque sea por resignación, esperamos sea del agrado de su comodidad burguesa,
R Tobias.


La mejor solución
(Harry Martinson
Traducción de Octavio Paz)

La resignación se encarga de arreglar casi todo:
poco a poco se forma una suave costumbre del dolor.
Eso acontece sin protestas y sin vivas.

Uno se esfuerza hacia arriba
y se acostumbra hacia abajo.

No son las revoluciones, sino las resignaciones
las que han permitido al hombre que viva,
si es que en realidad ha vivido.
Nadie, sin embargo, ha sobrevivido.

Es posible arreglar las jubilaciones,
pero las resignaciones se arreglan sin nadie.
Alivian poco a poco y sin cesar todas las instituciones
de las obligaciones y de las opiniones.
Y el ocaso, sonríe.

8 comentarios:

Adriana Degetau dijo...

después de la resignación viene la risa, ¿o antes?.
Esa risa que en realidad es otra cosa de más adentro.

Anónimo dijo...

Resignación, es en efecto la palabra... pero que tal la costumbre, la rutina? Te resignas a la costumbre? o te acostumbras a la resignación? Claro, como siempre, es pregunta, muy vuestra, muy Mostra. Pentecostés Segundo.

K dijo...

Resignarse no es más que el paso necesario para la felicidad mediocre. Pero felicidad, al fin y al cabo.

Enrique G de la G dijo...

Jajaja, original of the species, eh...

Paco dijo...

Ya iniciamos nuestro blog Chispa y un servidor. Ojalá le puedas echar un ojo.

www.fabricadeideas.wordpress.com

javier marías dijo...

Oigan ya posteen porfa.
Saludos afectuosos a Tobias.
;)

Justo Medio dijo...

Ay, la resignación. Bendita cosa. Gracias a ella nos convencemos de nuestra grandilocuencia o nuestra estupidez. Y nos sonreímos de oreja a oreja.

Garcín Altoalcázar dijo...

"cuando de nada sirve rezar"

Acerca de mí

COSAMOSTRA es el heterónimo colectivo de 7 que se encontraron por azar, se reunen por necedad y han decidido escribir por necesidad.
Ratings por Outbrain